• Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
  • Antonio Machado
Inicio»Noticias»Hemeroteca

Hoy es siempre, todavía

esculturamachado
Hoy es siempre, todavía


En sus últimos días aún podemos ver en las salas de exposiciones del Teatro Juan Bravo la exposición que el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua ha organizado, con carácter itinerante por distintas ciudades de Castilla y León, en colaboración con la Diputación provincial de Segovia y con la Real Academia Burgense de Historia y Bellas Artes, Institución Fernán González, depositaria del denominado 'Fondo Machadiano de Burgos'.

'Campos de Castilla. Hoy es siempre todavía' recoge manuscritos, documentos, libros, pertenecientes a Antonio Machado y así como algunas cartas de poetas y personas más próximas al artista sevillano. Aún emocionan las cartas expuestas de Menéndez Pidal, pidiendo disculpas, de los gerentes del Teatro Odeón de Buenos Aires, empresa de Lola Membrives, y de Montevideo con críticas sobre Juan de Mairena, de L. Szabo sobre la traducción de la obra machadiano al húngaro, o de Pío Baroja, con membrete de la Academia, consultando votos y otros asuntos. Emocionan las caligrafías, el trato protocolario, los asuntos de un ajetreo cultural tan vivo, tan creativo, tan internacional.

Siguiendo a Mª del Pilar Alonso Abad (Universidad de Burgos) sería de interés recordar el origen del llamado Fondo Machadiano de Burgos que de forma tan valiosa como sorprendente se ha conservado en Burgos y, lo más importante, ha llegado a nosotros. Este fondo documental de importancia excepcional, cuantitativa y cualitativamente, se debe a la entrañable amistad que Manuel Machado y su mujer, Eulalia Cáceres, cultivaron en Burgos durante la Guerra (in-)Civil Española con el poeta burgalés Bonifacio Zamora Usábel, sacerdote y académico fundador de la Institución Fernán González. M. Machado muere en 1947, su viuda Eulalia Cáceres cedió en 1948, gratuitamente, el legado de su marido, una parte fue entregada al sacerdote burgalés y otra a la Institución Fernán González y a la Diputación de Burgos. Poco después, también en 1948, la esposa de Manuel Machado realizó otra donación, en este caso particular y exclusiva, a Bonifacio Zamora, básicamente cuadernos y documentos, hoy conocido como los 'Papeles de Antonio Machado'. En 1977, el sacerdote cedió esta propiedad a la Institución Fernán González, que ahora atesora y muestra este rico legado. El Fondo bibliográfico legado a la institución permaneció íntegro hasta 1981, fecha en la que parte de la biblioteca fue traspasada a los fondos de la Biblioteca de Castilla y León de la Diputación burgalesa.

Entre el legado se encuentra una amplia biblioteca, además de crónicas de teatro, cartas, álbumes de fotografía, obras artísticas y objetos personales fundamentalmente pertenecientes tanto a los dos escritores como a personas próximas a ellos. Tan curioso como interesante es el álbum de firmas con más de 153 firmas con motivo del estreno de la obra de teatro Lola se va a los puertos (1929), entre ellas del dictador Primo de Rivera y fotografías con Lola Membrives.

Un busto de Antonio Machado esculpido por su amigo Emiliano Barral en 1920 en Segovia da especial fuerza a la exposición en Segovia. Gonzalo Santonja, director de la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, recuerda cómo "Barral muere víctima de una bala perdida en el frente de Madrid, mientras ejercía como capitán de las milicias de Segovia". En su última obra, 'La Guerra', Antonio Machado recuerda cómo su amigo cayó a las puertas de la capital de España y con agradecimiento le dedica un poema (Nuevas Canciones), que podemos leer hoy junto al busto. Se van sumando emociones.

Para Santonja "es todo un lujo clausurar así el centenario de Campos de Castilla, con un colofón repleto de borradores, apuntes, ideas que Machado desarrolló en muchos casos y en otros se quedaron sólo en un primer papel". La colección de textos, todos manuscritos, muestra a un Machado en el proceso creador puro, ilustrativos son las tachaduras, añadidos y dudas por encontrar la palabra exacta, el concepto riguroso, que dieran expresión a emociones e ideas. Un Machado artesano y cartesiano, vitalista y bergsoniano, pensador inquieto y lector curioso, pedagogo ilustrado y cantor popular.

Se van los ojos y hasta el tacto a los siete Cuadernos que se muestran, auténticos testimonios de su biografía intelectual, diario de su método creativo. Hojas sueltas vivas, borradores repletos de intuiciones y preguntas. Sorprenden las anotaciones sobre filosofía y ciencias históricas y sociales, el método positivo, la observación interna y externa, la psicología social, tan al día del pensamiento europeo. Y las visiones, guiones teatrales, apuntes, pensamientos y poemas en los demás Cuadernos. La Canciones y proverbios en el Cuaderno V. Una primera versión del poema a Federico. Y siempre al pedagogía como núcleo de la creación sea poética o científica, y la política y la cultura como reto final y síntesis necesaria.

'Campos de Castilla' constituye ya un género literario, estético y ético: el del hombre y el paisaje castellano, la historia e intrahistoria, "arquetipo de la palabra esencial en el tiempo, de la palabra entrañada con la sustancia y la fugacidad de la época a la vez que categoría y anécdota". Lástima que en la muestra de Segovia, al contario de las celebradas en Soria y Valladolid, el paisaje en imágenes no complete la exposición. Hubiera sido una oportunidad adecuada haber incluido alguna de las soberbias acuarelas que Frutos Casado de Lucas dedicará precisamente a estos versos de A. Machado.

Y de nuevo vuelta a Segovia, "el acueducto de piedra/ con sus palomas de día/ de noche, con sus estrellas".

Cuánta delicadeza y respeto en la carta que, como "su huesped y amigo" - síntesis vital y poética del poeta peregrino -, dirige a María Luisa Borrego, dueña de la pensión de la calle de los Desamparados, su casa. "Pienso ir uno de estos días a Segovia". De nuevo ha vuelto D. Antonio, han vuelto sus papeles olvidados, descuidados, originales y sabios.

LUGAR: Sala de Exposiciones del Teatro Juan Bravo. Plaza Mayor, s/n. 40001. Segovia

HORARIO: De miércoles a domingo, de 12'00 a 14'00 hs. y de 18'00 a 21.00 hs. Excepto si coincide con alguna representación teatral. Lunes y martes, cerrado. Del 16 de enero al 17 de febrero de 2013

Noticia publicada en el Adelantado de Segovia el día 16 de febrero de 2013

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner